Tarta Napoleón


La tarta Napoleón es desconocida para la mayoría de vosotros, y lo era para mí hasta hace no mucho. ¿Por qué? Porque es de origen ruso, y nada común por estos lares. De hecho, no recuerdo haberla visto nunca en España. Y ¿cómo es que yo la conozco? Pues porque cierto sujeto del este me ha acercado, y en ocasiones desvelado, los secretos de su gastronomía. 



Se trata de una tarta que alterna una crema elaborada a base de mantequilla, muy parecida al buttercream de los cupcakes, y unas "galletas" de hojaldre. En verdad no es hojaldre propiamente dicho, pero es bastante similar. Hay tiendas rusas en las que las venden hechas, pero como no son tan fáciles de encontrar y bastante laboriosas de hacer (aunque haré y os comentaré), el hojaldre es un buen sustituto, y como bien dicen por ahí: a falta de pan, buenas son tortas.



Así pues, contando con la colaboración de dicho sujeto, tanto en traducción (pues la receta es de una 'abuela' rusa y de ruso no tengo ni idea), como en la elaboración...:


Ingredientes:


- 800ml de leche (4 vasos)

- 4 huevos (uno por vaso de leche)

- 4 cucharadas de harina a rebosar (una por vaso de leche)

- 1 vaso de azúcar

- 8gr de azúcar avainillado

- 250gr de mantequilla

- 5 planchas de hojaldre (son unas especiales que venden en tiendas rusas, pero vale hojaldre normal)
Elaboración:

Empezamos con la crema. Ponemos la leche a calentar con el azúcar y aparte, batimos los huevos con la harina. Una vez caliente la leche, vertemos la mezcla de los huevos con la harina y dejamos al fuego unos 10 minutos sin que llegue a hervir para que se cocine la harina. Irá espesando poco a poco, de modo que no hay que dejar de remover para que no salgan grumos. Dejamos que temple.

Cuando haya templado, ablandamos la mantequilla hasta que quede a punto de pomada y la batimos (con varillas) junto con el azúcar avainillado. Cuando esté cremosa, vamos añadiendo poco a poco la mezcla que hemos hecho al principio y seguimos batiendo. La crema tiene que quedar como si estuviera un poco montada.

Ahora toca montar la tarta. Vamos alternado una capa de hojaldre y otra de crema. Después de la cuarta plancha de hojaldre, cubrimos con crema y la quinta plancha la desmenuzamos y ponemos encima para decorar. Con la crema sobrante cubrimos los laterales y ¡listo!

Pequeños consejos:

Antes de echar en la leche los huevos con la harina, conviene batirlos con un poco de la leche que hemos calentado; de este modo se disolverá mejor la mezcla (evitaremos grumos) y podremos rebañar bien el bol.

Por otra parte, aunque pueda parecer una tontería el detalle de que no llegue a hervir, no lo es; y, es que si dejamos que hierva, las yemas se cocerían y se nos podría cortar la crema.

Luego, aunque ya lo he comentado en alguna otra ocasión, reitero: los huevos tienen que estar a temperatura ambiente y la leche, si es entera y fresca, mejor que mejor.

Por último, y por ello no menos importante, es hacer la tarta al menos la víspera de cuando se vaya a comer. ¿Por qué? porque el hojaldre tiene que empaparse de la crema y quedar jugoso. Por eso mismo, lo mejor dejarla fuera del frigorífico la primera noche, porque la crema se endurecería sin llegar empapar las planchas. Una noche no pasa nada pero después sí, pues lleva huevo y debe conservarse refrigerada.

Al gusto:

La receta original de la tarta Napoleón es ésta y es perfecta, pero como para gustos se hicieron los colores, puede admitir diversas variantes: se le puede añadir cacao a la crema, hervir la leche con canela... Y a la hora de decorar, una buena idea sería echarle, además del hojaldre desmenuzado, unas almendras troceadas (mmm... puede que lo haga...).

Por cierto, no os comáis el coco con lo de que sea redonda, pues es poco probable encontrarla así, de hecho, todas las tartas Napoleón que he comido, incluidas las de Moldavia eran rectangulares.

Y luego, podéis decorarlas con fresas, frambuesas, frutos rojos... e incluso intercalarlos por dentro, entre la crema de mantequilla.

Catástrofe de hoy:

Que en el paquete sólo venían cuatro planchas de hojaldre. Entonces ¿para decorar? Pues he comprado unas galletas hojaldradas, las he deshecho y listo. Otra opción podría haber sido hacer al horno una lámina de hojaldre que tenía en el congelador. Eso, lo primero.

Lo segundo ha sido que he metido la tarta al frigorífico nada más terminarla y cuando me he despertado hoy y he ido a deleitarme con mi trabajo, me he encontrado con la crema dura y el hojaldre seco. Entonces la he sacado y de momento parece que está dando resultado. Apunto para la próxima: ¡NO METER INMEDIATAMENTE AL FRIGORÍFICO!.


3 comentarios:

  1. Las planchas de hojaldre se ponen primero al horno hasta q estén crujientes o se ponen directamente con la crema?

    ResponderEliminar
  2. Hola!Vaya, se me olvidó ponerlo en la entrada porque nosotros, en lugar del hojaldre típico usamos unas planchas que venden en algunas tiendas del este y están ya hechas. Si es el de siempre hay que hornearlo antes, porque la crema de mantequilla no hay que hacerla y tiene que estar más bien fría para que siga teniendo consistencia. Me alegro de que hayas preguntado. Si te animas a hacerla nos cuentas qué tal ha ido! ;D

    ResponderEliminar
  3. En Rusia lo que hacemos, es elaborar la masa y hacerla nosotros mismos,es mas lioso, pero vale la pena

    ResponderEliminar