Pizza barbacoa


¡Toca una recopilación de pizzas! Y es que estuvieron unos amigos comiendo en casa y me comprometí a hacer pizzas caseras y tarta de queso, y como comen como limas, hicimos tres pizzas bien hermosas: una barbacoa, otra de queso y tomates cherry y otra de champiñones.


Pizza barbacoa recién horneada


Ojo, que con pizzas caseras no me refiero a comprar la base y echarles los ingredientes, sino hacerlas desde cero, empezando por la masa para pizza. La ventaja de hacerlas en casa es que podemos echar lo que queramos, incluyendo toneladas y toneladas de queso, que al menos a mí es lo que más me gusta, y es mucho más sano.


En cuanto al precio, salen más baratas que comprarlas congeladas incluso, porque por los cálculos que hicimos, siendo bien generosos con todos y cada unos de los ingredientes: una masa gordita, muchísimo queso, tomate frito casero, carne y champiñones, cada pizza nos costó unos 3 €, pero hay que tener en cuenta que eran tan grandes que comimos dos y apenas pudimos probar la tercera. En conclusión, si no contamos el postre ni la tercera pizza que se quedó prácticamente entera, comimos los cuatro por unos 6 €. No está mal ¿no?



Ingredientes:


- 1 base de pizza

-  5 cucharadas de tomate frito

- 250 gr de queso mozzarella

- 150 gr de carne picada

- 1/2 cebolla

- Salsa barbacoa

- Sal

Elaboración:


Masa para pizza estirada


Pintáis con el tomate la base y esparcís 200 gr de queso por encima. Después repartís la carne sobre éste, echáis un poco de sal, la cebolla en tiras o en rodajas y regáis la pizza con una chorretada generosa de salsa barbacoa. Espolvoreáis con el queso restante y al horno.


Horneáis la pizza barbacoa durante 20-25 minutos, hasta que tanto la base como la carne estén hechas y ¡listo!



Pequeños consejos:


Procurad que el tomate frito no sea muy líquido, pues de ser así, Pizza barbacoa antes de hornearuna vez horneada la pizza se resbalarán los ingredientes de la masa. Si es demasiado líquido no echéis mucho.


A la hora de hornear cualquier pizza, debéis hacerlo sobre la bandeja ya caliente, y si tenéis piedra pues mejor aún. La cuestión es que la bandeja debe estar en el horno mientras se precalienta para que al entrar en contacto con la pizza le dé el primer golpe de calor y haga que la masa suba bien.



Al gusto:


Por favor, no compréis bases para pizza precocinadas, que no cuesta nada prepararlas. Lo que podéis hacer si tenéis prisa es lo que ha hecho Victor: como sobró algo de masa, hizo con ella la base de unos paninis, los envolvió en papel film y al congelador. Así tendremos para cuando nos apetezca y no nos sobre el tiempo.


Y en cuanto a la salsa barbacoa, cuanto más rica sea ésta mejor sabrá la pizza, de modo que elegid bien.



Catástrofe de hoy:


Lo único que podía pasar es que se quemara, pero como no era yo la que andaba pendiente no ha habido problema alguno; si no, otro gallo habría cantado seguro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada