Tarta Sacher


Hacía muchísimo tiempo que quería hacer una tarta Sacher, pero no encontraba la ocasión o más bien los comensales suficientes para acabar con ella, que entre dos podríamos pero creo que nuestras arterias no lo agradecerían demasiado.


Tarta Sacher


Debería ser pecado no conocer la tarta Sacher, pero bueno, como alguien habrá, voy a explicar de qué se trata.La Sachertorte o tarta Sacher es una tarta de origen austriaco que cuenta con más de 150 años de antigüedad. Consiste en dos planchas de bizcocho de chocolate con mermelada de albaricoque en medio y cubierta con chocolate fundido, aunque yo he preferido hacerla algo más gorda y así meter más capas de mermelada, que le aportan una jugosidad y una frescura tremenda.


Hace poco tuve un cumpleaños y decidí hacer por fin la tarta Sacher. Les encantó, o eso dijeron; en cualquier caso no es que sobrara gran cosa, de modo que mala no estaría. Es poco laboriosa y queda fenomenal. Probablemente se convierta en una de mis habituales junto con la de queso y la de manzana para futuros cumpleaños.



Ingredientes:


Para el bizcocho:

- 200 gr de chocolate negroIngredientes para hacer una tarta Sacher

- 200 gr de mantequilla

- 200 gr de azúcar

- 8 huevos M

- 140 gr de harina

- 70 gr de almendra molida

- Sal

Para el relleno:

- 1/2 bote de mermelada de albaricoque (o menos)

Para la cobertura:

- 175 gr de chocolate para cobertura

- 60 gr de mantequilla

- 60 ml de nata líquida

- Almendras troceadas

Elaboración:


Para preparar el bizcocho de chocolate:Batiendo las yemas con la mantequilla y el azúcar en la masa de tarta Sacher


Fundimos el chocolate al baño María y dejamos que temple un poco.


Batimos el azúcar con la mantequilla en pomada. Agregamos las yemas de huevo una a una sin dejar de batir y después el chocolate fundido poco a poco hasta que esté todo bien mezclado.


Tamizamos la almendra molida y la harina, y mezclamos con la ayuda de una espátula.Chocolate fundido y harina tamizada para la masa de tarta Sacher


Después añadimos las claras a punto de nieve con una pizca de sal y mezclamos también con la espátula de forma suave y envolvente hasta que estén bien integradas.


Vertemos la masa en un molde engrasado y horneamos el bizcocho a 190ºC durante 10 minutos. Después bajamos la temperatura a 160-170ºC y horneamos 40-50 minutos más, hasta que pinchando con un palillo éste salga limpio. Lo sacamos del horno, dejamos que temple, lo desmoldamos y esperamos a que se enfríe completamente.Añadiendo las claras montadas a la masa de tarta Sacher


Para rellenar la tarta:


Una vez frío el bizcocho, con ayuda de una sierra especial o cuidadosamente con un cuchillo cortamos la tarta en tantas capas como creamos convenientes. Si el molde que hemos usado es bastante ancho, el bizcocho quedará fino y con abrirla por la mitad será suficiente; como yo he usado uno pequeño me ha salido un bizcocho bastante gordote y le he hecho tres cortes.


Repartimos la mermelada de albaricoque sobre las distintas capas de bizcocho y volvemos a montar la tarta.Tarta Sacher antes de hornear


Para cubrir la tarta:


Ponemos a fundir al baño María el chocolate con la mantequilla, apartamos del fuego y agregamos la nata líquida. Mezclamos bien y vertemos sobre la tarta con cuidado hasta cubrir la parte superior. Los laterales los cubrimos con la ayuda de una cuchara y con el dorso de la misma nos aseguramos de que queda uniforme. Sed generosos con el chocolate.


Doramos las almendras en una sartén y las repartimos por encima antes de que el chocolate se endurezca.Rellenando la tarta Sacher con mermelada de albaricoque


Metemos la tarta al frigorífico para enfriar y endurecer el chocolate y ¡listo!



Pequeños consejos:


Podéis añadirle un poco de levadura si queréis que suba un poco más y tenga más aire, pero no es necesario, pues es bastante esponjosa ya de por sí, además la receta original no lleva.


Fundiendo el chocolate y dorando las almendras para la tarta SacherTened en cuenta también que con las cantidades que he puesto yo sale un bizcocho bastante hermoso, de modo que necesitaréis o bien un molde más ancho, o uno más pequeño pero más alto; también podéis reducir las cantidades y hacer uno más moderado.


Tened cuidado al añadir el chocolate fundido a la masa, pues si está muy caliente podría hacer cuajar las yemas y derretirnos demasiado la mantequilla, y no nos interesan niguna de las dos, pues tendríamos que volver a empezar.


Cubriendo la tarta Sacher con chocolate fundidoAcordaos también de que para montar bien unas claras a punto de nieve, éstas deben estar a temperatura ambiente.



Al gusto:


La tarta Sacher suele ser más bien bajita y con una sola capa de mermelada de albaricoque en medio, sin embargo a mí me suelen gustar los bizcochos más gordos, y por ello he decidido meterle tres capas de mermelada; la verdad es que queda bastante más jugoso, al menos para mi gusto. Vosotros ya sabéis, como siempre podéis hacer lo que más os guste.


En cuanto a los chocolates, para el bizcocho he usado la mitad de cobertura y la otra mitad negro 70%, para que quedara más amargo. Para la cobertura he usado un poco de chocolate con leche, unos 60 gr, y el resto de cobertura. E igual que os he dicho antes, os lo dejo a vuestra elección.



Catástrofe de hoy:


Le he echado un poco de levadura por probar pero visto lo visto no era necesaria. Ha subido bastante, lo cual quiere decir que con la poca cantidad de levadura que he usado ya habría subido lo suficiente sin ella; además, la levadura ha hecho que al crecer se rompiera la capa superior y he tenido que "tallarla" con la ayuda de un cuchillo para dejarla uniforme.



Fotos para abrir boca:[gallery link="file" ids="5039,5042,5041,5040,5029,5036"]


2 comentarios:

  1. de parte de mis hijos que te de las gracias les ha gustado mucho

    ResponderEliminar